jueves, 15 de marzo de 2012

Muerte de la luz; de George R.R. Martin

"Lágrimas rojas llenas de amor, envueltas en plata y terciopelo, una llama intensa y gélida.
La cara de Jaan: pómulos altos, la mandíbula lisa y cuadrada, el pelo negro y ralo, la sonrisa benigna. La voz, templada como el acero, siempre imperturbable: "Pero existo".
Las torres blancas y espectrales de Kryne Lamiya gimiendo, burlándose, cantando a la desesperación mientras un tambor distante redoblaba monótonamente. Y en medio de todo, la firmeza y la decisión. Frente a ese canto el había sabido responder de inmediato.
La cara de Garse Janaceck, distante (los ojos de humo azul, la cabeza rígida, la boca severa), hostil (la mirada glacial, la eterna sonrisa socarrona bajo la barba), lleno de un humor amargo (la mirada inquieta, los dientes expuestos en lo que parecía una mueca de la misma muerte).
Bretan Braith Lantry, un tic y un ojo de piedraviva. Una figura temible y digna de compasión. Un beso frío y espantoso.
Vino rojo en copas de obsidiana, vapores que irritaban los ojos, una sala con olor a cinamomo y una extraña camaradería.
[...]
La cara de Gwen, una Gwen más joven, más espigada, de ojos más grandes. La risa de Gwen. El llanto de Gwen. El orgasmo de Gwen. Abrazándola, los senos rojos y encendidos, el cuerpo tenso. Gwen susurrándole: "Te quiero, te quiero". ¡Jenny!"

SINOPSIS
Worlorn, durante su esplendor, albergó el fastuoso Festival de los Mundos Exteriores; ahora es un planeta moribundo que se aleja irremediablemente de la Rueda de Fuego para sumirse en una noche sin fin. A él viaja Dirk t’Larien con la esperanza de reencontrar el amor de Gwen Delvano y expiar errores del pasado; pero en su lugar hallará a Gwen unida por jade-y-plata a Jann Vikary y a su teyn Garse Janacek, en un vínculo incomprensible de amor y de odio, tan terrible y a la vez tan grandioso como el fin inevitable de Worlorn.
Muerte de la luz es una de las historias de amor más hermosas jamás contadas. Su protagonista se debate entre el amor egoísta, que reclama el ser amado para sí, y la lealtad a un grupo, ese otro tipo de amor que es a la vez instinto de supervivencia en un entorno hostil como el de Worlorn. Martin, con su prosa delicada y sincera, hechiza al lector y lo conduce a través de ciudades y paisajes de ensueño hasta lo más profundo del alma humana.
Después de mucho tiempo detrás de esta obra del últimamente tan nombrado Martin, tras preguntar en todas las librerías por las que pasaba y no encontrarlo, un verano de vacaciones en Tenerife fui succionada por una librería. Y allí, por pura casualidad, lo vi, solo y único, rodeado de libros ajenos a él. Por supuesto, lo compré sin dudarlo. Poco después, de vuelta en Madrid y orgullosa de mi adquisición, empecé a ver una nueva edición por todas las librerías por las que pasaba. 

Tenía ganas de conocer al George R.R. Martin anterior a Juego de Tronos, dentro de una temática totalmente distinta como la que se presenta en este libro, Muerte de la luz. Es un librito corto que evidentemente no está tan elaborado como esos gigantescos tomos a los que nos tiene acostumbrados, pero es bonito y envolvente en su sencillez.

La verdad es que no sabía qué esperarme de él, incluso cuando ya llevaba avanzada su lectura. El epílogo nos sumerge en todo un Universo nuevo, paseándonos brevemente por su "geografía" (si así puede llamarse) y composición. Se centra en la historia de Worlorn, un planeta peculiar, el verdadero protagonista de Muerte de la luz: un viajero errante que, tras aproximarse a la Rueda de Fuego (grupo de seis estrellas amarillas que rodean a una supergigante roja), continúa su trayectoria alejándose irremisiblemente hacia la oscuridad.

En este ambiente se desarrolla una historia de amor, amistad y todo tipo de intrincadas relaciones humanas difíciles de comprender si no eres un kavalar. Y es que Worlorn, como sede del Festival de los Mundos Exteriores, alberga en forma de ciudades fantasma los restos de muchas culturas. Además, a su vez, cada una de estas ciudades tiene su propia personalidad. Algunas son verdaderos instrumentos musicales gigantescos a los que el viento arranca melodías...

Así pues, el lector se sumerge paulatinamente en un mundo extraño, exótico, y no por ello menos real. Si hay algo que Muerte de luz tiene en común con Juego de Tronos es la idea del honor. Las relaciones entre los personajes son tan complejas como la vida misma o más si cabe, porque Martin introduce nuevos conceptos de la mano de las costumbres de la cultura kavalar. Encontramos diálogos que se convierten en interesantes debates que nos obligan a cuestionarnos qué es correcto y qué no lo es. No son pocas las encrucijadas morales en las que los protagonistas se ven envueltos y las decisiones importantes que han de tomar, y en esas decisiones se basan la mayor parte de los pequeños giros que da la trama.

Pese a que el final es un poco abierto, me ha gustado la situación en la que finalmente desemboca todo, por la naturalidad con la que los personajes van dirigiéndose a ella. Todo tiene sentido.

Hay una única pega que le pondría a Muerte de la luz: que no ha conseguido engancharme de forma continuada, sino que había pequeños pasajes que me costaba más leer, con un poco menos de acción. Aunque también me pregunto si no serían necesarios para crear ese ambiente inolvidable del planeta Worlorn.

5 comentarios:

  1. Ya tenía ganas de leer alguna reseña de Martin, pero que no tuviese nada que ver con Juego de tronos, y por lo que veo tiene el mismo estilo, de crear personajes y con ellos sus acciones. Todo un nuevo mundo vamos^^
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Me cuesta imaginar a este autor fuera de Juego de Tronos pero tengo ganas de leer algún otro libro suyo y éste parece interesante
    besos

    ResponderEliminar
  3. He cogido en un acto de locura todos los libros que he visto de este señor. Me gusta también fuera de juego de tronos.
    Buena reseña, buenísima
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Sileny:
    Es cierto, ahora que lo dices: Martin hace que vayamos dándonos cuenta de cómo es un personaje a medida que avanza la historia y vemos sus reacciones ante lo que les ocurre =)

    Tatty:
    Te animo a hacerlo, yo creo que es completamente distinto a Juego de Tronos, y la ambientación está muy conseguida, realmente consigue transportarte a otro mundo y hacer que te sea difícil olvidarlo.

    mientrasleo:
    ¿Sólo los has cogido, o también los has leído? jaja Yo aún no me he atrevido con más, pero tiempo al tiempo, que últimamente me topo demasiado con "Los viajes de Tuff"...

    ResponderEliminar
  5. Tengo muchas ganas de leer este, Martin me gusta bastante =)

    Besotes

    ResponderEliminar

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...