viernes, 13 de enero de 2012

La princesa de hielo; de Camilla Läckberg

"La casa estaba desierta y vacía. El frío penetraba por todos los rincones. En la bañera se había formado una fina membrana de hielo.
Pensó que, así tumbada, como estaba, parecía una princesa. Una princesa de hielo.
El suelo sobre el que se sentaba estaba helado, pero el frío no le preocupaba. Extendió el brazo y la tocó.
La sangre de sus muñecas llevaba ya tiempo coagulada.
El amor que por ella sentía jamás había sido tan intenso. Le acarició el brazo como si acariciase el alma que había abandonado aquel cuerpo.
No se volvió a mirar cuando se marchó. Aquello no era un adiós. Era un hasta la vista."
SINOPSIS
Cuando tras el fallecimiento de sus padres, la joven escritora Erica vuelve a su pueblo natal, Fjällbacka, no se puede ni imaginar que se verá envuelta en la truculenta historia de un crimen, cuyos protagonistas no son otros que sus propios compañeros de la infancia. Su amiga Alex es hallada muerta, aparentemente se ha suicidado, pero se descubre no sólo que fue asesinada sino que además estaba embarazada, lo que multiplica las conjeturas de Erica. Le piden que escriba un recordatorio para su funeral y comienza a investigar la vida de la víctima. Con la ayuda del comisario Patrik, que pronto se convierte en algo más que un amigo, descubre un oscuro secreto del pasado largamente guardado.
Quise iniciarme en la novela policíaca con este libro del que tanto había oído y visto. Sabía que teníamos por casa las novelas de Camilla Läckberg, pero cuál fue mi sorpresa al comprobar que justo nos faltaba la primera. Así que la pedí prestada. Si iba a leer novela policíaca, iba a leerla empezando por el principio.

Así fue como me adentré en las calles de Fjällbacka, nombre que recuerda a Chewbacca, y también impronunciable y complicado de deletrear. Nombre que nuestra  mente lee pasando la vista por la jota, la diéresis y las dos eles, sin atreverse a imaginar cómo sonará pronunciado. Me detengo en Fjällbacka no sólo para hablaros de la palabra en sí, sino porque a lo largo de todo el libro intentaba imaginármelo, sabiendo que era un pueblo real y preguntándome si lo estaría componiendo bien en mi mente. Pero no ha sido hasta hace un momento cuando me he acordado de poner "Fjällbacka" en Google y me he quedado anonadada y queriendo poner mis pies en el pueblo real.
Fjällbacka

Lo cierto es que, después de todo, Camilla Läckberg hace lo posible porque al leer La princesa de hielo todo nos parezca muy real. No tanto como vivirlo, pero sí lo suficiente como para que nos imaginemos el ambiente del pueblecito costero. Sus personajes son igualmente creíbles y se mueven con naturalidad en sus vidas cotidianas (y no tan cotidianas).

Los "protagonistas" son la escritora Erica y Patrick, que trabaja para el comisario del pueblo (no es el comisario, como indica la sinopsis de la contraportada). Las vidas de ellos, con sus correspondientes subtramas, se entremezclan con el ir y venir de los demás habitantes del pueblecito nórdico, desde el más humilde vecino hasta la más adinerada familia. Todos ellos tienen algo que contar, problemas y aspiraciones vitales, secretos, amores, ambiciones... lo cual consigue hacerlos muy humanos y creíbles, y permite hacer conjeturas sobre quién pudiera ser el culpable de qué cosa (recordad que estamos ante una novela policiaca). 

Algo que me ha llamado la atención es la frecuencia con que la autora nos describe la decoración de las viviendas. Sabemos así que a tal personaje le gustan los adornos estrambóticos, que tal mujer tiene un gusto exquisito a la hora de combinar las cortinas con los cojines del sofá, o que la millonaria de la mansión de la colina sólo se preocupa porque su mobiliario sea lo más caro posible. También se detiene Camilla mucho en los maquillajes y la elegancia de cada uno.

El lenguaje no es nada del otro mundo, práctico y sencillo, por lo que nos encontramos ante una historia que destaca más bien por el realismo que consigue y su trama absorbente. A mí en ningún momento se me ha hecho aburrida.

Al final, todos los hilos de la trama se van trenzando hasta formar una cuerda compacta y resistente, que no nos decepciona, incluso con alguna sorpresa de por medio. Puedo decir que he obtenido de este libro exactamente lo que esperaba de él. 



5 comentarios:

  1. Ando con ganas de leer a esta autora, aunque en cierto modo, me da pereza por el hecho de que sea una saga...

    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Es cierto, que es una saga, pero yo al menos tras terminar este no me he sentido en la obligación de leer el resto. Son casos completamente separados ;)
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. El problema que tuve con esta autora fue para hablar de ella. No puedo decir que sea buena pero sus libros tienen algo que te llevan volando por sus páginas, por eso me ha gustado tu Atrapante.
    Seguramente sea la mejor forma de definirlos. Aunque, según mi opinión, flojea a medida que avanzas en la saga.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. No la conocía, la verdad, pero parece interesante. La buscaré.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Hola!

    Yo tengo el segundo (creo) "Las hijas del frío". A mi también me han dicho que aunque sea una saga se pueden leer independientemente. Tu reseña me ha dejado con ganas, así que será seguramente de los próximos que lea =)

    Muchos besitos!! =)

    ResponderEliminar

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...