viernes, 30 de agosto de 2013

Contra el viento del norte; de Daniel Glattauer

"No vivimos en ninguna parte. No tenemos edad. No tenemos rostro. No hacemos distinción entre el día y la noche. No vivimos en ninguna época. Lo único que tenemos son nuestras dos pantallas, cada cual de manera estricta y secreta por su cuenta, y compartimos una afición: nos interesamos por una persona absolutamente desconocida. ¡Bravo!"

SINOPSIS
En la vida diaria ¿hay lugar más seguro para los deseos secretos que el mundo virtual? Leo Leike recibe mensajes por error de una desconocida llamada Emmi. Como es educado, le contesta y como él la atrae, ella escribe de nuevo. Así, poco a poco, se entabla un diálogo en el que no hay marcha atrás. Parece solo una cuestión de tiempo que se conozcan en persona, pero la idea los altera tan profundamente que prefieren posponer el encuentro. ¿Sobrevivirían las emociones enviadas, recibidas y guardadas un encuentro «real»?

Este libro lo gané junto con otro en un concurso que organizaron Sileny y Laura en sus respectivos blogs. Tras una serie de contratiempos y el esfuerzo de ambas por ponerles remedio (mil gracias otra vez), finalmente la novela llegó a mis manos. Pues bien, creo que fue al cabo de dos días desde su afortunado aterrizaje en el hogar que ya la tenía leída. No solo echó a patadas a todos los libros que esperaban su turno a la cola desde hacía incontables meses (y años), sino que se me coló por los ojos con tal ímpetu que en poco menos de dos tardes ya la había devorado. Y puede que a muchos os parezca normal, pero yo no hago esas cosas... al menos, no desde hace tiempo. Así pues, hay algo indiscutible: me ha enganchado, y lo ha hecho como hacía mucho que no lo hacía ninguna novela. La abrí para ojearla y sin darme cuenta me leí varias páginas (y hubiera seguido de no ser porque no era hora de leer). Esa tarde me dije: ¿y por qué no dejarme llevar por una vez? Y, saltándome todos los protocolos, empecé a leerla.

El carácter epistolar modernizado, a base de emails intercambiados entre los protagonistas, le otorga desde el inicio un buen ritmo. Es como un diálogo continuo en el que Leo y Emmi van conocíéndose el uno al otro al mismo tiempo que el lector lo hace con ambos: ni el lector ni Emmi saben nada de Leo; ni Leo ni el lector conocen a Emmi. Ambos se nos irán revelando en tanto en cuanto van descubriéndose entre sí a través de su intercambio de preguntas y respuestas, juegos, confesiones y afirmaciones inciertas.

Uno de los aspectos que ha contribuido a que me enganchara tanto ha sido mi identificación con los personajes. Su humor, su sarcasmo al escribir, se me antojaba muy parecido o al menos afín al mío. Ojalá tuviera la oportunidad de ser una Emmi y chocarme virtualmente con un Leo... Y es que todo comienza con una equivocación: Emmi, queriéndose dar de baja de una revista, envía un email a la susodicha, pero por una confusión de teclas termina escribiendo la dirección de un desconocido que resulta ser Leo Leike. Uno pensaría que es demasiado forzado que eso dé lugar a cualquier cosa que se parezca a un romance; pero ocurre como ocurren las historias reales, casi sin querer, una cosa llevando a la otra, un mensaje al siguiente, y la curiosidad de por medio... El tiempo pasa; entre algunos emails transcurren segundos; entre otros semanas. Nuestros protagonistas tienen una vida más allá de la virtual que para nosotros es secreta hasta que ellos sienten la suficiente confianza como para revelársela (revelárnosla) el uno al otro. 

La novela está estructurada en varios capítulos numerados, cada uno formado por un grupo de emails, y cada uno de los emails aparece encabezado por el momento en el que es enviado respecto al anterior (58 segundos después, 1 día después...) y por el asunto del mensaje (unas veces significativo, otras ingenioso, otras inexistente). Es algo que podría parecer pesado, sobre todo al principio, cuando los emails son breves y la mayor parte de la página está ocupada por dichas indicaciones y por espacios en blanco. Sin embargo uno se acostumbra fácilmente. Además, esa abundancia de espacios en blanco, y la curiosidad por ver qué le responde el uno al otro, es otro de los aspectos que hace que las páginas pasen volando entre email y email.

Sí que es necesario que mencione alguna pega pese a todo. Aunque es cierto que mi ritmo de lectura no se ha visto afectado, sí que he notado un progresivo decaimiento en la novela a medida que se acercaba el final. Empezaba a parecerme demasiado repetitiva, y me atrevería a decir que me hubiera cansado de haber durado más de lo debido. Por otra parte el final no me ha terminado de convencer. De un final espero que me sorprenda o que me dé algo en que pensar o algo que sentir y, sin embargo, parece que éste obliga a conformarse con un desenlace abierto y poco sorprendente o, de lo contrario, a leer la continuación de las vidas de Leo y Emmi en Cada siete olas (cosa que por el momento dudo que haga a corto plazo por miedo a esa sensación de "más de lo mismo"). Dejaré descansar a estos personajes y, tal vez, en un futuro quiera volver a ellos.

En definitiva, se trata de diálogos ingeniosos entre dos personas que sólo se conocen por sus letras y que temen tanto como desean conocerse más allá. Contra el viento del norte es una novela ligera y adictiva, altamente recomendable si echas de menos la sensación de estar pegado a las páginas de un libro.

18 comentarios:

  1. Tiene una pinta muy buena. Me encanta el enfoque original que le dio el autor, que nos cuenta la historia a través de esos emails. Es una pena que el ritmo fuera decayendo, pero veo que en conjunto merece la pena darle una oportunidad.
    Muchas gracias por la reseña :)

    Un fuerte abrazo,
    Nimue

    ResponderEliminar
  2. Tiene buenísima pinta. Es una lástima que te haya gustado tanto y el final haya sido un poco decepcionante, pero aún así parece que merece la pena. ¡Nos lo apuntamos!

    Un besazo!! ^^

    ResponderEliminar
  3. Es un libro que tengo pendiente desde hace mucho tiempo. Tendre en cuenta tus "peros" a la hora de leerlo: el final que no te convence y que el ritmo parece decaer un poco (auqnue por lo que cuentas es que tú empezaste con un ritmo bastante vertiginoso)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Me gustó este libro por algunos detalles que me resultaron de gran belleza y delicadeza. Pero sí, sobran algunas cosillas (a mi parecer) y el final es un poco "así", aunque supongo que es porque tiene continuación (no tan brillante). Disfruté especialmente de un correo en el que se describía a la protagonista y sus sentimientos desde el punto de vista de los muebles que la rodeaban.

    ResponderEliminar
  5. No lo conocía pero si hablas tan bien de él habrá que tenerlo en cuenta. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Lo leí en un día, la verdad es que es un libro muy sencillo, pero no podía dejarlo!!
    Aunque me encaaaanta ese final, con su continuación me pasó lo mismo =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Aún no he leído nada de este autor y esta es una novela a la que le tengo ganas por las críticas positivas que he visto. A pesar de esos pequeños peros que le pones creo que merece la pena así que a ver cuando le llega el turno
    besos

    ResponderEliminar
  8. Ya siento llevarte la contraria, a ti y a todo el mundo que conozco, pero no me gustó. Me pareció tan insulso como irreal. Dilatando y dilantando el tiempo sin tomar ningún tipo de decisión, ni avanzar ni retroceder y venga y dale con lo mismo. Será que no soy romántica... pero me daban ganas de atizarles con el ordenador a ver si espabilaban
    Besos

    ResponderEliminar
  9. @mientrasleo jaja Me parece una opinión muy respetable, y en cierto modo me pasó algo parecido a lo que cuentas, solo que más light y cuando la historia ya estaba avanzada.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  10. @Mónica-serendipia Ups, tu comentario me había pasado desapercibido hasta ahora, eso pasa por verlo todo en el móvil.
    Sí que recuerdo el fragmento que dices, muy original.
    Ya había oído hace tiempo algún rumor de que la siguiente parte desmerecía un poco, por eso de momento prefiero dejar las cosas tal como están pese a ese final no del todo satisfactorio.

    ResponderEliminar
  11. Le tengo muchas ganas así que me alegro que te haya gustado a pesar de ese final algo decepcionante.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. A mí este libro me encantó. Cada siete olas me pareció 'más de lo mismo', es decir, igual de bueno pero me esperaba algo diferente. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. La verdad que por los comentarios si me ánimo mucho :D
    Gracias por la reseña!!
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Ya había escuchado de él en Internet y llama la atención, además, dicen que es muy bueno, está ya en mi wish-list.
    PD: Te he premiado en mi blog, checa la entrada para que veas C:

    ResponderEliminar
  15. No lo conocía, pero veo que te ha gustado mucho. Me llama bastante el argumento, así que intentaré hacerme con él.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  16. El título me ha llamado mucho pero tras leer la reseña me ha enganchado más! Seguro que la leo en algún momento :)
    Saludos!

    ResponderEliminar
  17. Me encantó Contra el viento del norte. Emmi a veces es una pesada, hay que reconocerlo, pero Leo es otra cosa. Fue tan original conocer a los personajes solo por medio de lo que escribían que en un par de horas ya no me quedaba libro. Cada siete olas también es bueno, pero el primero es mejor :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  18. A mí el final es lo que más me gustó. No me parecía que Emmi y Leo se merecieran un final feliz feliz, así que el que plantea el libro me parece una maravilla. De hecho, leí la segunda parte, en la que continúan su historia, y no me gustó tantísimo como éste.

    Besos

    ResponderEliminar

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...