domingo, 28 de diciembre de 2014

Redacciones extraordinarias; de F. Escribano Lapicero

"En el colegio nos ponen castigos si hacemos las cosas mal. Que te pongan castigos es un aburrimiento porque no te dejan hacer cosas divertidas. Hay dos clases de castigos: los de casa y los del colegio. Los castigos más comunes de casa son: que te castiguen sin jugar a la videoconsola, sin ver la tele, encerrado en la habitación, etc.
Los castigos más comunes del colegio son: que te castiguen sin ir al recreo, sin ir a gimnasia, copiando, ponerte de pie en la pared, hacer el doble de deberes, etc."

SINOPSIS
La hora del recreo, las vacaciones de verano y las de Navidad, las excursiones a fábricas y museos, las visitas a ciudades, el mejor amigo, los hermanos, papá y mamá...
F. Escribano recoge las vivencias de su infancia en este "cuaderno" de redacciones que hará las delicias de todo aquel que desee evocar los recuerdos de su niñez. 

Alguna vez se me ha ocurrido la idea de mostrar por aquí mis redacciones del colegio (la última fue precisamente el año pasado, cuando utilicé una para felicitar las navidades). ¡Pero nunca se me hubiera pasado por la cabeza publicarlas en Amazon! Eso ha hecho F. Escribano, un escritor madrileño que ya está levantando ampollas en los círculos de escritores independientes.

Suelen gustarme las historias escritas desde un punto de vista infantil. Los niños son capaces de imprimir una visión muy especial a la realidad, y tan pronto la llenan de magia como la desnudan de artificios y la muestran tal como es (recordad que los niños y los borrachos siempre dicen la verdad). Por eso, cuando el autor contactó conmigo para presentarme su curioso proyecto, me invadió la curiosidad. Primero, sólo la curiosidad (porque para ser sincera no me esperaba mucho de un libro escrito por alguien de menos de diez años); pero después, cuando leí las primeras páginas, me sorprendí por todo lo que podía sacarse de la mente de un niño.

Las redacciones conservan los títulos originales, incluso los enunciados del ejercicio que motivó su escritura: Describe el paisaje que se ve desde tu ventana; Los castigos; No sabía cómo, pero de repente aparecí en...; Las vacaciones de verano; Excursión a Segovia; A qué juegas en el recreo... y así hasta más de cincuenta textos que sirven como testimonio de vida de los escolares nacidos en torno a los ochenta. No hay duda de que los profesores deberían pasarlo en bomba conociendo nuestras aventuras. ¡Seguro que por eso no hacían más que mandarnos redacciones como deberes!

La edición es preciosa, imitando, tanto por fuera como por dentro, un cuaderno escolar (al menos la que yo tengo, que es en papel). En algunas redacciones se incluyen ilustraciones realizadas por el propio autor cuando era niño, que convierten este libro en un perfecto regalo para los más nostálgicos. Con un título que recuerda a las Narraciones extraordinarias de Poe, el autor nos invita al mundo extraordinario de la imaginación.
La imaginación sólo se encuentra en estado puro en la mente de un niño, y por eso hay que recurrir a su fuente primigenia para hallarla. Es lo que yo he hecho. No he cambiado nada. Son tal como los escribí cuando era crío, con sus faltas de ortografía y todo. Y no son peores que otras que se ven por ahí.
F. Escribano se defiende con estas palabras en su página web, donde además incluye "la muestra de que su libro no es basura", como aseguran algunos de sus compañeros escritores, indignados porque "ahora todo vale". Dicha muestra consiste en una lista de erratas de novelas que ha ido recolectando en su dilatada trayectoria como lector, y que amplía casi a diario. Y a la pregunta de si tiene pensado "escribir más en serio, ser un escritor de verdad", replica:
No he escrito nada más en serio que estos relatos que me salieron del corazón. Y no me hace falta escribir más para ser escritor de verdad. A Harper Lee le bastó con una única novela, ¿no?
Parece que la polémica está servida. El mundo de la literatura evoluciona, y lo hace a base de propuestas tan rompedoras como esta. Y vosotros, ¿qué opináis? Yo ya estoy pensando en sugerirle a mi madre que publique las listas de la compra. Para innovar...

ACTUALIZACIÓN: esta entrada fue publicada el 28 de diciembre de 2014 (Día de los Santos Inocentes).

3,5
------------
*Pinchar aquí para acceder a Redacciones extraordinarias en Amazon.
**Pinchar aquí para acceder al blog del autor.

21 comentarios:

  1. Una buena idea. Tiene que ser una lectura entretenida ¡Como me gustaría conservar las mías! Pero ¿no se las quedaba el profesor? Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en mi colegio no sé si se quedarían alguna, y en ese generalmente nos las devolvían. Y la mayoría las teníamos en nuestros cuadernos, muchos de los cuales aún conservo por casa. :)

      PS: en un día como el de ayer, nunca se sabe si te siguen la corriente o se creen las cosas. jaja Pero por si acaso, ya puse en los enlaces del final que esto era mentira.

      Eliminar
    2. Jaja, yo me lo creí. Vi algo extraño, pero no tanto como para pensar que no era real, además, con Lo de yo fui a la EGB, está de moda. Me di cuenta al pinchar el enlace. Muy buena la entrada :) Besos

      Eliminar
  2. Nunca rechazo las iniciativas novedosas por serlo. Según lo que cuentas no carece de interés, así que ¿por qué no?

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, si existiera, ¿por qué no? Pero como no existe... Como le decía a Ana, nunca sabes si te siguen la corriente; aunque no creo que te lo hubieras creído (era una mentira muy mala).
      Un beso!!

      Eliminar
  3. Es realmente innovador y curioso. Yo recuerdo algunos dibujos que hacía y que parecían akgo extraño a los demás. Me gusta ese cotilla que todos llevamos dentro y que hace querer saber las intimidades de los demás, este libro parece un poco eso: descubrir a aquel niño que ahora es un adulto, volver al pasado de manera real.

    Al igual que han comentado más arriba, las mias se las quedaban en el colegio archivadas, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ayer era el día de los Santos Inocentes, así que no sé si te lo has creído de verdad (me he inventado el libro).
      Como decía por arriba, mis redacciones se quedaban en mi cuaderno, y aún las conservo =)
      ¡Un beso!

      Eliminar
  4. En mi colegio, las teníamos en nuestros propios cuadernos. El profe las leía y corregía, pero se quedaban en nuestros cuadernos. ¡Qué recuerdos! =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si las conservas, es una buena idea volver a leerlas, y muy divertido ver cómo pensábamos y razonábamos de niños =)

      Eliminar
  5. jajajaja que gracia me has hecho con lo de la lista de la compra. Pues si te digo la verdad no creo que me anime aunque me has dejado con mucha mucha curiosidad. ¿Todo vale? pues oye si lo vende bien y a la gente le gusta, olé por el.
    Es como el hecho de que el libro de belen esteban o 50 sombras sea de lo más vendido de este año...para gustos los colores.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lesincele! Era una broma del día 28. Yo lo digo, porque nunca sé si os lo creéis o me seguís el rollo... jaja Aunque no hubiera estado mal que existiera. Un besito!

      Eliminar
    2. jajajajaja pues me lo había creído totalmente, ni una duda jajajaja
      Muy buena, a ver que nos preparas el año que viene mente malvada ;)
      Un besote!

      Eliminar
  6. Ay, qué bonito tiene que ser!! Me ha llamado mucho la atención. ¡¡Quién guardara las redacciones de entonces!! Me parece una idea preciosa y no me importaría leerlo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco me importaría leerlo... Cuando me inventé la existencia de este libro me pareció una tontería, pero ahora que lo pienso no estaría tan mal. ;)
      Espero que no te creyeras la broma, pero por si acaso tengo que avisar, que no me gusta dejar mentiras sueltas por ahí.
      Un beso!

      Eliminar
  7. Me enfado cuando la gente desmerece el trabajo de los demás, cabe decir que dentro de la literatura hay gustos para todo, y también un público para todo género, que no nos guste el estilo de un determinado autor no quiere decir que sus textos no tengan la bvalía suficiente, la idea me parece fantástica. Suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola John. No sé si te has enfadado por mi entrada, o por lo que cuenta... Por si acaso, te digo que no pretendía meterme con el trabajo de nadie. Quizá ya te hayas dado cuenta, pero es una entrada que escribí el día 28 de diciembre (Santos Inocentes) y pretendía ser "divertida" y de paso "reflexionar" sobre el tema de la autopublicación. (Claro que lo que pretendía es una cosa y si lo he logrado es otra...)
      Leo libros autopublicados y los hay muy buenos, pero también los hay que quizá no deberían haberse publicado hasta no estar más trabajados. Lo de publicar redacciones del colegio se me ocurrió como una exageración, aunque tampoco pienso del todo que sea mala idea si alguien hiciera algo así en la realidad.
      Gracias por pasarte por aquí; ¡un saludo!

      Eliminar
  8. Soy tan crédula que me lo había tragado hasta leer que era broma. (soy la misma que te ha dejado el comentario en Rosalie Blum, Mitxoleta).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos podemos ser crédulos... es muy fácil contar mentiras por escrito, porque no se te ve la cara de mentiroso ;)

      Eliminar
  9. Mira que se me estaba haciendo raro, eh... :) Pero oye, eh, seguro que hay redacciones por ahí de niños que son dignísimas y les dan mil vueltas a mucho de lo autoeditado hoy en día.
    Voy volviendo poco a poco y visitando vuestras "casas"...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Pues será una inocentada, pero oye, habría reflexiones de lo más interesante en un libro como este...
    Besos y feliz año :)

    ResponderEliminar
  11. Yo me lo creo todo, pero todo todo
    A la vista está
    Besos

    ResponderEliminar

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...