lunes, 2 de junio de 2014

Acerca de una presentación: juventud, crisis y muerte

Para celebrar la recién estrenada Feria del Libro de Madrid, siempre me apetece alguna novedad. Ver a autores muy conocidos, volver a encontrarme libros mil y una veces nombrados y expuestos en los escaparates de la mayoría de las librerías... puede llegar a hacerse pesado. Ponerme a investigar casetas una detrás de otra es mi tentación, pero me frustro cuando lo quiero todo y no puedo tenerlo. Quedan muy bonitos los puestos uno tras otro, repletos de libros, y es todavía mejor cuando hace sol y hay mucha gente. Que agobia, pero también da ese ambiente festivo que toda feria necesita. 

Busqué entre las actividades de la Feria de este año y me encontré con una presentación de dos libros para mí desconocidos de una editorial de las que llaman independientes (Ediciones Xorki). Me gustó la sinopsis, así que, ¿por qué no? Cuando llegué a la Feria me dirigí a la caseta de la Ediciones Xorki para echar un vistazo a mis candidatas a futuras lecturas. El resto de las casetas me las salté en la medida de lo posible (dos tentaciones eran suficientes). Siempre me gusta leer por encima alguna página para asegurarme, ver si el estilo me gusta o parece "otra novela del montón". El examen fue superado  y en ese momento adquirí uno de los dos libros (más que nada por ahorrar), pero después de la presentación no pude resistirlo y compré también el otro. La biblioteca donde tuvo lugar la misma no tiene desperdicio: situada dentro del recinto del Retiro, cuenta con grandes ventanas por las que entra el verdor del exterior.

Salón de actos de la Biblioteca Pública Municipal Eugenio Trías 
La escritora y periodista Rosa Pereda presentó el acto, y a continuación ambos autores entraron en una dinámica de entrevista a dos bandas, haciéndose preguntas y emitiendo respuestas acerca de sus respectivas obras. Si había albergado alguna duda sobre mis intuiciones lectoras, poco a poco se fueron disipando al escuchar lo que contaban los dos escritores madrileños, Izara Batres y Germán Huici, que transmitieron ideas de lo más interesantes. Así que mi curiosidad por ver cómo las habían plasmado en el papel fue en aumento.

Izara Batres empezó a escribir su novela hace varios años, cuando ella contaba unos 25, allá por el 2007. El resultado al que llegó fue un texto muy largo que no le terminó de convencer, y que sufrió varios cambios posteriores hasta convertirse en lo que es hoy.
"Esta novela es para ti", me aseguró una de las personas que atendía la caseta 333 cuando cogí el libro del expositor. Me quedé muy sorprendida (¿hasta qué punto era verdad y hasta cuál una estrategia comercial?). "¿Por qué?", pregunté. "Porque trata sobre los jóvenes, los jóvenes y su manera de afrontar la crisis", o algo parecido fue lo que me respondió. 
La escritora afirma que el personaje con el que más se identifica es la protagonista, un ENC. Las siglas significan "Elemento No Clasificado", expresión que Izara define como esa sensación que la mayoría tenemos alguna vez de no encajar en ninguna parte. Es una protagonista desubicada, idealista y en la que se conjugan el temor y la esperanza. Izara, dijo, pretendía reflejar que no hay un sólo tipo de juventud, sino muchas formas de afrontar esta etapa de la vida, distintas "especies" de jóvenes, interesados en los más variados temas. Introduce esto en la historia a través de otros personajes: un nihilista, una actriz en paro, un informático heavy que defiende el "frikismo sostenible" (este término me hizo gracia)...
El ambiente es la ciudad de Madrid, con sus calles que pueden resultarle a uno laberínticas cuando se sumerge en ellas (de ahí la elección de la portada). Y como se ve que la realidad supera a la ficción, un Madrid en el que empieza a gestarse un movimiento revolucionario en la Puerta del Sol... ¡Y la escritora asegura que lo escribió previamente a que ocurrieran los acontecimientos del 15-M! Así que figuraos cómo se quedó cuando a su alrededor empezó a desarrollarse algo tan parecido a lo que ella había imaginado. (Posteriormente, dijo, decidió incluir en su novela referencias a la realidad.)
La reflexión: cuando surge un movimiento que cuestiona el poder del sistema (por ejemplo, el movimiento hippie), éste termina por absorberlo y transformarlo en algo favorable para él, dejándolo exento de su verdadera esencia y haciendo uso de los elementos más útiles a favor del mercado cultural.  
Germán Huici "parió" La espera en un pueblo en el que se aisló durante dos semanas. Allí pudo por fin centrarse en la historia, que estaba concebida como un diálogo entre dos personajes: dos amigos en la habitación de un hospital. Es una de esas novelas que llaman de iniciación, en la que dos adolescentes reflexionan, a veces filosóficamente, sobre sus vidas, mientras van despidiéndose de la adolescencia. Está escrita en forma de diálogo.
También hay referencias a la cultura pop. Le preguntaron a Germán que a qué se refería con una expresión que aparecía en su libro: "hacer pop". "Cuando haces pop, ya no hay stop": el autor arrancó una risa al público haciendo referencia al conocido eslogan de las patatas Pringles, que había empleado en su novela jugando con un doble sentido. "Uno se mete una patata en la boca y ya no puede parar de comer." Supongo que esto tendrá su contexto y correlación con alguna situación en la historia (o con las crisis, también); me quedará más claro cuando la lea.
Al parecer es una lectura dura, porque la muerte está muy presente. Cuando alguien fallece, dice Germán, es "escondido" en un sitio aséptico, se le maquilla y se oculta todo signo de muerte de su cuerpo. La sociedad tiene miedo de mirar a la muerte directamente a la cara, y es algo que le parece muy triste.
La reflexión: los seres humanos sabemos que vamos a morir, algún día, y cada una de las pequeñas cosas que hacemos o por las que luchamos (muchas de las cuales, bien analizadas, podrían considerarse "tonterías") están condicionadas por este conocimiento implícito.

Ambas novelas tienen en común el retrato de una juventud en época de crisis. Seguro que se me han quedado muchas cosas en el tintero, y otras tantas las habré reflejado a medias, sin hacer honor al discurso de la presentadora y de los autores. Como he intentado transcribir de memoria los temas, esta puede haberme fallado sobre todo en detalles más concretos, o haberme equivocado o interpretado de forma no del todo correcta alguna idea (pido perdón si es el caso).

ENC o El sueño del pez luciérnaga; de Izara Batres
La espera; de Germán Huici 

4 comentarios:

  1. Curioso lo que cuentas de ENC (a mí no me lo diría, yo no soy tan joven :)) Eso de que lo escribiera antes del 15M... Quiero pensar que en realidad ya se estaba gestando algo. La conclusión es triste, invalidante para cualquier movimiento que pretenda cambiar el sistema :(

    Sobre "La espera", entiendo que aunque aborda el tema de la muerte, también lo hace de los recuerdos y de una época bastante reciente.

    No conocía ninguno de los dos, gracias (para que no te quejes de mí).

    Besos

    ResponderEliminar
  2. @Ana Blasfuemia Quejarme, ¿yooo? =)
    Puede que sí, que cuando lo escribiera la cosa hubiera empezado ya a ponerse fea y luego terminó en lo que terminó.
    Y sí, según entendí en ambas novelas había elementos referidos a épocas pasadas (si no me falla la memoria, se habló de los años 70).
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Oye que buena pinta. La verdad es que a mi me gusta hacer lo mismo y perderme entre libros que no conozco y aprovechar para visitar editoriales nuevas
    Besos

    ResponderEliminar
  4. El de Izara Batres suena muy bien. Creo que es una historia que me puede gustar bastante. Espero leer tus impresiones al respecto.

    Por cierto, es verdad que tanta gente puede llegar a agobiar, y también que sin eso, no tendría vida la feria.

    Espero que estas dos obras que has adquirido te gusten, que te cunda la inversión.

    ResponderEliminar

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...